24 de abril de 2009

Nocturno


Tengo esta noche las manos negras,
el corazón sudado como después
de luchar hasta el olvido con los ciempiés del humo.
Todo ha quedado allá, las botellas, el barco,
no sé si me querían, y si esperaban verme.

En el diario tirado sobre la cama dice encuentros diplomáticos,
una sangría exploratoria lo batió alegremente en cuatro sets.
Un bosque altísimo rodea esta casa en el centro de la ciudad,
yo sé, siento que un ciego está muriéndose en las cercanías.

Mi hermano sube y baja una pequeña escalera como
un capitán de navío que desconfía de las estrellas.
Hay una taza de leche, papeles, las once de la noche.
Afuera parece como si multitudes de caballos
se acercarana la ventana que tengo a mi espalda.
-Saldré-

6 Murmullos:

Lely Vehuel dijo...

Hola,aqui ando como siempre de paso, visitando amigos y amigas,tienes un blog estupendo y mas que interesante,esta vez estoy un poco apurado pero no queria dejar de pasar a visitarte,siempre me gusta mucho lo que posteas en tu sitio,te espero en mi blog como siempre para peregrinar algo y te mando un abrazo muy fuerte,yo seguire pasando,besos.

AAN dijo...

Colección de fotografías en sepia. Bravo. Sal. Muak

Arwen dijo...

Hola Violeta cariño...bonito poema aunque no pillo el mensaje...es que es un sabado lleno de espesura en mi cerebro...besitosss

@ngelluz dijo...

Todo es gris oscuro, adentro, afuera, las manos esperan o no...qué importa vístete y sal.

Besos endulzados y un abrazo...

goyo dijo...

Arranca mujer, y se feliz
un beso

Yaiza dijo...

Muchas gracias por esas palabras de ánimo en mi blog.
Gracias a vuestro cariño he vuelto antes de lo previsto.
Un besito.