26 de junio de 2009

Cuento


Cuanto se puede quiero saber,
quien tiene menos para comer.
Y te convido,
y pido que no tengas sed.
La emoción nace,
crece y te quiero ver.

Puede que te quiera secuestrar
y después te vaya a torturar
-No se-


Pero solo quiero contemplar
cuantas de tus pecas
puedo yo entender.

Porque ya no puedo esperar,
quiero que te vengas
a tomar un té.
Y entre todo este bienestar
me acuerdo que ya despegue los pies.

Me encimo, afino, termino
y descubro que
el cuento, que cuento
no siento que quiera ser.
Y el humo, consumo,
que imagine.
Enciendo y entiendo
que no te conozco bien.

Porque ya no puedo esperar,
quiero que te vengas
a tomar café.

Y entre todo este bienestar
me acuerdo que ya despegue los pies.

4 Murmullos:

Yaiza dijo...

Una bonita invitacion.
"Pero solo quiero contemplar
cuantas de tus pecas
puedo yo entender".

Muy bonito.

Besos.

Nelson Diaz dijo...

Mi linda y joven amiga, no me canso de repetirlo, que hermoso escribes. Tu estilo es cautivador, ¿como podria negarse el destinatrio de tu inspiración a tomarse ese café?
Un cariñoso abrazo venezolano, de quien te aprecia y admira.

Arwen dijo...

Muy bello poema Violeta encierra mucho amor...besitoss preciosa

jj dijo...

Me gusta el te y la buena comapania..
bella invitacion ; me gusta mucho como lo desarollo..
jj