4 de enero de 2009

3 A.M.


En la tranquilidad de la noche
Prendo un cigarrillo…
Con la luna de testigo
Comienzo a soñar despierta.

La sombra de tus ojos
se aparece en la penumbra de la noche.
La brisa nocturna me trae
el perfume de tu aroma.

Empiezo a necesitarte otra vez,
el deseo de tenerte se extiende.
Imagino la miel de tu boca,
carcomiendo la superficie de mis labios.

-Y te escucho reír-

Fuera de realidad.

2 Murmullos:

Víctor González dijo...

Lo melancólico es de lo más puro a la hora de escribir, y a la vez lo de mayor dificultad para hacer algo bueno que no esté ya dicho mil veces.
Creo que tienes talento suficiente para inventar figuras nuevas, "Es fácil escribir a la luz de la luna, pero muy dificil bajo su resplandor"
Besos literarios.

Nelson Diaz dijo...

Hasta en tus nostalgias has sido hermosa en la expresión de tu poesia mi apreciada amiga. Sigo por aca disfrutando de tus lindos versos.

Un abrazo mi linda amiga Puntas Violetas, eres genial.

Que disfrutes de un encantador fin de semana